Publicado por: MontePituco | 08/01/2013

SAN XULIÁN E A VIRXE DOS REMEDIOS, PATRÓN E PATROA

Foto, Gustavo Santos (Faro de Vigo).

Las singulares condiciones de nuestra bahía la hacían un puerto natural conocido desde muy antiguo con el nombre de Porto de San Xiao dos Ancorados por su seguro fondeadero al abrigo de todos los vientos, a donde los navíos de toda clase y porte venían a efectuar sus carenas.

Este puerto centralizó todo el tráfico de la ría y el creciente movimiento de buques que a él acudían hizo aumentar considerablemente la población de la villa. San Giao dos Ancorados gozó de gran fama antes que otro puerto alguno de la ría y el mismo P. Sarmiento escribía a su hermano Javier en 1762 diciendo: “acaso el antiguo puerto sería entre Canto da Area i Quita Pesares, i Marín la entrada”. (1)

Mucho antes pues de usarse el nombre de Marín fue designado nuestro puerto con el de San Giao dos Ancourados, aludiendo a la primitiva entidad parroquial de San Julián, sin duda la más antigua del Término Municipal que comprendía todo el valle sobre el que hoy se asienta la villa…”

(1) Claudio González de Zúñiga, “Historia de Pontevedra!, 1846.

“Pequeña Historia de Marín”, Colección Tambo, 1983: José Torres Martínez (Páx. 129)

La iglesia parroquial de san Julián era un beneficio de Patronato, presentación y nominación del Monasterio de Osera, ejercido conjuntamente con el de Armenteira y el San Juan de Poyo. Pero el abad de Osera era el mayor presentero, pues de los 180 ferrados de grano que el Cura párroco de dicha feligresía había de pagar en razón de este Patronato, percibía por sí solo el Monasterio de Osera 108, quedando los 72 restantes para los otros patronos a partes iguales.

También se acredita esta condición de mayor patrono por el hecho de que en el día de la fiesta de San Julián presidía la misa y mesa el Prior de Osera en Marín, en representación del Abad del Monasterio, asistiendo también los representantes de los otros patronos.

En la Bula de Amparo del Papa Adriano IV, entre los bienes de Osera que se toman bajo la protección de la Sede Apostólica se relacionaba igualmente la iglesia de San Julián. Del mismo modo, en la visita de foros realizada con provisión real a la hacienda del Puerto de Marín el año 1609 se aclara que la iglesia de San Julián es de presentación del Monasterio de Osera, y asimismo en otra visita que se llevó a cabo en 1616 se hizo constar que don Juan Alonso, clérigo rector de aquella parroquia, debía pagar por razón de patronato al referido Monasterio 108 celemines de pan, que habían de ser reunidos y medidos en aquella iglesia según convenio y costumbre establecida.

“Pequeña Historia de Marín”, Colección Tambo, 1983: José Torres Martínez. (Páx. 182-183)


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

%d bloggers like this: