Publicado por: MontePituco | 16/06/2012

A RIQUEZA ARQUEOLÓXICA DO EIXE SAN XULIÁN-SALCEDO-LOURIZÁN

[Artigo de Marcos Gago en La Voz de Galicia-edición Pontevedra]

Hallan un nuevo petroglifo en el monte entre Salcedo y Lourizán

Un espacio rico en descubrimientos

Los restos de otro grabado destruido están repartidos por un muro

Una gran laxe de granito en el monte entre Salcedo y Lourizán preserva desde hace varios milenios un petroglifo formado por dos líneas de círculos -cazoletas- que atraviesan la piedra en paralelo. Su descubridor, Rafael Quintía, de la Sociedade Antropolóxica Galega, manifestó que se trata de un petroglifo inédito y que se encuentra en las cercanías de una formación rocosa con el sugerente nombre de Pedra Escorregadoira. Quintía incidió en la importancia de estos restos, cuyo hallazgo ya fue comunicado a Patrimonio.

Su existencia pasa fácilmente inadvertida, aparte de la características propias de un petroglifo, porque se encuentra en un espacio poblado por eucaliptos, pinos y monte bajo. Un vecino cualquiera sin conocimiento previo difícilmente se daría cuenta de lo que tiene delante. Esa es la explicación más fácil para que pasase inadvertido durante tanto tiempo este grabado rupestre, situado cerca de un lugar donde los niños jugaban cuando subían el ganado a la montaña.

Rafael Quintía describió el diseño de este petroglifo como un modelo típico de la Edad de Bronce. Afirmó que el descubierto es muy similar a otros grabados prehistóricos cercanos, en el lugar de Outeiro da Mina. Son especialmente parecidos a los de la conocida como Pedra do Fundamento, también en Salcedo.

El petroglifo pudo ser mayor. La laxe, según explicó Quintía, «presenta evidentes signos de traballo de cantería que puido facer desaparecer parte dos gravados rupestres orixinais».

En el mismo monte, los canteros destrozaron a principios del siglo XX otro petroglifos, conocido como Cachada do Vello y que describió Manuel Murgía en su Historia de Galicia. Quintía inspeccionó un vallado de piedra formado por grandes bloques de granito en la zona.

La revisión de los bloques dio como fruto la localización de una piedra con fragmentos de petroglifos, que como el de Escorregadeira, son hileras de cazoletas.

Quintía señaló que todavía se conserva, en su ubicación original, otro grabado, con círculos concéntricos, «que aproveita a forma cónica dunha das pedras que sobresae do chan un metro aproximadamente».

Rafael Quintía aseguró que el descubrimiento de estos restos prehistóricos realza el interés que han mostrado varios colectivos de la comarca por revalorizar el espacio que han calificado como Sete Camiños. Esta zona cubre una amplia extensión de monte entre los límites de los concellos de Pontevedra, Marín y Vilaboa. En estos últimos años, las asociaciones que defienden la conservación de este espacio natural recalcan que, además de sus valores ecológicos y paisajísticos, existe una abundancia de restos arqueológicos que sirven como indicio de que todavía puede haber más ocultos en la maleza o enterrados.

Estas agrupaciones rechazan la alteración del terreno con un polígono.

 

[ Máis información, no artigo do blog Á Sombra de Bouza Panda, de Rafael Quintía: DESCUBRIMOS NOVOS PETRÓGLIFOS NOS SETE CAMIÑOS ]

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

%d bloggers like this: