Publicado por: MontePituco | 20/08/2012

VOLVE O DEBATE SOBRE O CHAN INDUSTRIAL AO FORO MARINENSES (I)

Artigo de Erasmo no Foro Marinenses, publicado o luns 13 de agosto, sobre o debate encol da ubicación dun polígono industrial -…só un?- en Marín.

Un hecho de extraordinariamente importancia para Marín me ha impulsado a participar nuevamente en este foro, que sigo con mucho interés, aunque he estado ausente, por decisión personal, durante unos meses. Se trata de las declaraciones del conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras de la Xunta, Agustín Hernández. Esas declaraciones se realizaron el pasado día 9 de agosto en Moaña, en una visita oficial del conselleiro. Todos ustedes las han podido leer en la prensa y me extraña que nadie las haya comentado en este u otros foros porque realmente son muy clarificadoras. Junto al conselleiro se hicieron la foto oficial, el alcalde de Moaña, José Fervenza, la alcaldesa de Marín, María Ramallo y el concejal de Urbanismo y Hacienda, Manuel Santos.

Como ustedes saben, la primera razón que me impulsó a participar, hace cuatro años, ¡cuatro!, en los foros de Marín, primero en el de Breaseixo, al que todos los marinenses tenemos que agradecer su visión de crear una plataforma contraria a la creación de una zona industrial en A Brea -hay un antes y un después en la opinión pública de Marín después de lo que ha hecho esta extraordinaria conciudadana a la que admiro por su encomiable labor, su empuje, su batalla con los molinos de viento y su tenacidad- y, posteriormente en este mismo foro, ha sido la inconcebible idea de los minipolígonos industriales que socialistas y nacionalistas querían imponer en este pueblo.

Muchas cosas han pasado desde entonces. La primera fueron unas elecciones autonómicas que ganaron los populares. Si no fuera así, A Brea estaría hoy condenada a ser un terreno industrial y junto a esta zona, otras que también tenían contestación del pueblo. Pero esto es, afortunadamente, historia. También recuerdo una rueda de prensa a la que acudió Ana Pastor, actual ministra de Fomento, y esposa del presidente del Puerto de Marín, cómo ante el actual alcalde de Moaña, José Fervenza, y la actual alcaldesa de Marín, María Ramallo, apostó públicamente por crear un polígono industrial en Pastoriza. Yo estaba allí. Fruto de aquella rueda de prensa surgió la iniciativa de que la Sepes hiciera un estudio sobre Pastoriza, con el acuerdo unánime del Congreso de los Diputados, que el anterior alcalde, Francisco Veiga, “El Desdichado”, nunca se atrevió a acometer. También recuerdo las declaraciones del ahora presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en una visita en campaña electoral cuando estaba en la oposición, que apostó por crear en Pastoriza el gran polígono industrial.

Antes les comentaba que hace cuatro años que entro en los foros de Marín, pero mi visión por una gran zona industrial en Marín es anterior. Mi decisión sobre Pastoriza está fundamentada en mis conocimientos económicos y en mi experiencia profesional. Este tema lo hablé por primera vez hace ya bastantes años con mi amigo Miguel Suárez Briones, que fue el que precisamente me presentó a María Ramallo a la salida de un pleno. Lo primero que le dije entonces a la actual alcaldesa fue que había que hacer un polígono industrial en Pastoriza porque otra opción era inviable a futuro. Desde aquel día, la química entre Ramallo y yo sabía que era posible. Lo que sucede es que María es, ante todo, una política de vocación, y con los políticos tienes que ir a cámara lenta. Sobre todo si eres periodista como yo soy. “Do ut dest”. Yo te doy, tú me das. Ese es el juego. Cada uno tiene su papel. Y eso es lo que he hecho cada vez que hablo con un político. Ni me fío ni me dejo de fiar, ellos están en su papel y yo en el mío. Entre Miguel y yo hay un abismo ideológico, pero nuestras conversaciones son auténticas, un “brainstorming” (tormenta de ideas) y entre María y yo hay una concepción de la política que a veces no comparto. Yo soy un liberal a la vieja usanza, y ella es una militante del PP con oportunidades pero con esclavitudes de partido. Ni que decir que con los representantes socialistas de Marín me separa una gran distancia, sobre todo porque tengo la sensación de que no saben por dónde les da el aire, y con el BNG, ni digamos, estoy en sus antípodas tanto en el fondo como en las formas. Pero, por favor, no me malinterpreten, en esto no hay nada personal. Ni lo quiero ni lo busco. Me alegro de tener amigos en todas las opciones. Pero esto tiene que ver con mi profundo respeto al contrario, porque todo el mundo tiene derecho a pensar…y a equivocarse, algunos lo hacen incluso con mucha seguridad.

Me estoy desviando de la cuestión central, por eso vuelvo al principio. El conselleiro Hernández ha dicho que la Xunta está punto de aprobar definitivamente el Plan de Suelo Empresarial para Galicia “que recogerá previsiblemente el desarrollo del polígono entre Moaña y Marín”. Esto, sencillamente -lo entiendo así-, es que la Xunta va a apostar por Pastoriza, en el caso de Marín. No lo ha nombrado, es cierto, pero verde y con asas. El PP le da el “okey” a la iniciativa de los empresarios de Moaña que han comprado terrenos para instalar sus empresas -sin aportaciones de la Xunta, o sea lo tienen que desarrollar los propios empresarios con sus inversiones- y al lado, con cerca de 1 millón de metros cuadrados, sin afectar absolutamente a nada y con todas las bendiciones de medio ambiente, terreno, oportunidad etc, a Pastoriza. Probablemente, la Xunta aportará inversiones porque el proyecto es supramunicipal, no son terrenos privados como sucede en Moaña.

El PP de Marín, no obstante, está jugando al gato y al ratón, acepta Pastoriza pero no renuncia al Pituco por si las moscas. Lo mismo hace Mar-In. Se trata, al final, de que el pueblo no quede sin terreno industrial. Lo que sucede es que algún día tendrán que clarificarse ambos partidos: o empiezan a construir en Pastoriza o empiezan a construir en el Pituco. Lo primero es lo más viable, lo segundo, no.

El PP de Marín tiene, sin embargo, más compromisos políticos, primero con algunos comuneros de montes de su propio partido en el caso de Pituco -que ven en Pituco una mina de oro para especular con sus terrenos- y, segundo, con el compromiso que aceptó con socialistas y nacionalistas hace tres años. Estos dos últimos partidos quieren, claramente, que Monte Pituco sea la zona industrial, el PP, no.

Pero el PP, al final, si gana las próximas elecciones autonómicas, va a decidir claramente por Pastoriza. Está en juego la palabra explícita de Ana Pastor, Alberto Feijoo y María Ramallo, aunque la actual alcaldesa quiera seguir dando, por el momento, capotazos para contentar a tirios y troyanos. Nuestra regidora parece que tiene a la Eneida de Virgilio como libro de cabecera en este asunto.

Y ya entrados en harina -Pastoriza es un tema casi cerrado para mí, lo cual me satisface no saben ustedes cuánto, aunque queda todo por hacer y en ese hacer mi visión y la del PP seguramente no coincidirá en todos sus planteamientos-, me voy a centrar ahora en algunos aspectos de la política municipal. Ha pasado más de un año desde las últimas elecciones municipales. Vaya por delante que creo que se han hecho más cosas positivas que negativas. Sigo, por otro lado, constatando que no hay oposición y esto es grave. En democracia si no hay oposición el gobierno tiende a hacer lo que le viene en gana y eso es peligroso. El gobierno mayoritario del PP puede correr el riesgo de creerse que todo lo que hace está bien, y eso no es cierto. Ha habido cosas muy positivas, muchas, y cosas negativas que a mí, personalmente, no me satisfacen en absoluto.

Vayamos por partes, aún estoy esperando unos presupuestos para este ejercicio. El equipo de gobierno no tiene ninguna justificación, repito, ninguna, para que a estas alturas no sepamos lo que ingresa y lo que gasta. Y que no me pongan la justificación de las facturas. Eso no me vale, Marín lleva demasiados años sin presupuesto municipal y eso es impresentable, lo cual dice mucho de los gobernantes que ha tenido y tiene. Como tampoco me vale que no exista una Intervención como Dios manda. Manuel Santos y por elevación María Ramallo son los principales responsables de que esto no haya sido hasta ahora posible. En el programa del PP venía que cada tres meses nos iban a dar una relación de ingresos y gastos. No se ha cumplido, como no se ha cumplido lo de la central de compras. En segundo lugar, y me parece muy, pero que muy mal, el PP no puede utilizar la página web oficial del concello para atacar a la oposición; se ha hecho en alguna ocasión y esto es un abuso. La página web está pagada por todos -por cierto escasea la información pública a la que se han obligado- y tiene que ser aséptica y puramente informativa, que se dejen de hacer propaganda partidista. Por otra parte, lo único que funciona es la página personal de María Ramallo, no la del PP, y es un auténtico desastre la de los socialistas y la del Bloque que desde que se rompió en pedazos no dan pie con bola. De Mar-In, ni están ni se les espera. Siguen siendo como el ejército de Pancho Villa. Me da a mí que a las próximas elecciones ni se presentan. Es una pena.

Como ya les adelanté en campaña electoral a las municipales hay cosas que no se van a hacer en esta legislatura. Tenía razón Enrique Tierno Galván cuando decía aquello de que los programas se hacen para no cumplirlos. Lo está haciendo el PP nacional, lo está haciendo el PP autonómico y lo está haciendo el PP local. El PP de Marín no va a cumplir muchas cosas que aparecían en su programa y convendría que empezara a pedir disculpas por ello. No es solo una cuestión de crisis, que también, es una cuestión de principios. En la crisis ya estábamos instalados. Muchos lo sabíamos, pero a los políticos les gusta mirar para otro lado cuando se le dicen las verdades del barquero. Y eso de que en campaña todo vale, a mí no me sirve. Me centro en el PP porque es el que gobierna, el programa del PSOE y el del Bloque ni los comento porque no gobiernan pero ambos también estaban en la estratosfera.

En la balanza también hay cosas muy positivas. Mi enhorabuena por el PXOM, mi enhorabuena por tratar de enderezar las cuentas, mi enhorabuena porque vamos a empezar -espero- en el próximo otoño con el presupuesto del nuevo centro de salud. Y mi enhorabuena por otras muchas cosas que, ciertamente, se han hecho más bien que mal con la que está cayendo. Pero todo eso es insuficiente. Puede justificar una legislatura en cuanto a logros (María Ramallo tiene muy buena sintonía con los que mandan en el PP autonómico y nacional), pero no justifica que en Marín no exista una sintonía entre el Ayuntamiento y la ciudadanía y, en definitiva, un acercamiento entre los gobernados y los gobernantes. Sigue faltando transparencia. Sigue faltando, sobre todo, que el Ayuntamiento de Marín tenga techo y suelo de cristal para que todos podamos verlo todo y opinar en consecuencia. Esa es nuestra demanda, nuestro objetivo y nuestra ilusión como marinenses. Solo pedimos más transparencia, o sea más democracia.


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

%d bloggers like this: