Publicado por: MontePituco | 07/10/2013

SOBRE O MONTE MULTIFUNCIONAL. MULTI… QUE?

Diario, 7 de outubro de 2013.

Diario, 7 de outubro de 2013.

O Diario de Pontevedra publicou hoxe unha ampla reportaxe a dobre páxina sobre o aproveitamento que se está a facer dos seus montes desde un punto de vista multidisciplinar. Porque trátase de espazos que van máis aló do mero beneficio forestal; tamén xogan un papel importante dende o punto de vista paisaxístico, medioambiental, deportivo, cultural, turístico… actividades que tamén xeran un retorno económico.

Ogallá nos montes de San Xulián e, particularmente no Pituco, se fixese a décima parte do traballo que se realiza na Mancomunidade de Pontevedra, onde as comunidades de montes -lonxe de descapitalizarse a base de ceder terreos para estradas, liñas de alta tensión, canalizacións de augas, instalacións militares, chan industrial e canta infraestrutura se rexeita noutras entidades máis intelixentes- están facendo un interesante traballo: reforestación con especies autóctonas, recuperación de xacementos arqueolóxicos, programas de visitas culturais, cultivos de cogomelos ou árbores froiteiras…

Iso é precisamente o significado do concepto “monte multifuncional”.

O que noutras comunidades de montes veciñas é unha tendencia crecente e socialmente recoñecida, aquí a liña de traballo segue sendo involutiva: cimentar máis pistas e máis camiños, favorecer a proliferación de galpóns e lavadoiros de dubidosa utilidade colectiva, perseguir e censurar as propostas alternativas de desenvolvemento que demandan unha maior atención ao patrimonio histórico, á ordenación forestal, á erradicación dos vertedoiros incontrolados, á prevención dos lumes…

E vendo que son os únicos que actúan dese xeito anacrónico, aínda dirán que os errados son os outros que van en sentido oposto.

Los montes de Pontevedra se dejan conquistar

06/10/2013 – Diario de Pontevedra

PONTEVEDRA. Los montes comunales de Pontevedra se han convertido en los últimos tiempos en una gran zona de esparcimiento. Sus propietarias, las entidades parroquiales que se encargan de su gestión, se están esforzando para hacer atractivos los terrenos forestales dotándolos de equipamientos de uso público, como áreas recreativas, parques infantiles y rutas de senderismo que en muchos casos conducen hasta lugares de interés artístico, histórico y patrimonial que están descubriendo los propios habitantes del rural y los que huyen de la ciudad (sobre todo los fines de semana y los días festivos) para disfrutar de los hermosos paisajes y del contacto con la naturaleza.

Al contrario que hace unos años, cuando las comunidades de montes elegían los lugares para la instalación de los equipamientos como un parque infantil donde se lo pedían los vecinos, ahora no toman esta decisión al azar. «Estudamos e analizamos as zonas que resultan máis axeitadas para que poida gozar delas o maior número de persoas que sexa posible», explica el presidente de la Mancomunidade de Montes de Pontevedra, Juan José González Crespo. Añade que «agora, coa situación de crise económica, temos que racionalizar todos os investimentos para tratar de sacarlles a máxima rendibilidade posible».

En 2005 se registró un suceso que condenó a las áreas recreativas al desuso: el incendio que provocaron tres excursionistas al hacer una barbacoa en una zona no permitida, en el fallecieron 11 personas y arrasó casi 13.000 hectáreas. A raíz de esta tragedia el Gobierno central modificó la normativa de prevención de incendios que prohibió hacer fuego en las áreas recreativas situadas en zonas forestales de alto riesgo de incendio.

Esta prohibición afectó de forma notoria a espacios naturales de ocio que tenían una alta ocupación, entre los que se encuentra el Lago de Castiñeiras, donde hace unos años la gente se levantaba a las cinco de la madrugada para reservar mesa y poder disfrutar de la comida que se preparaba en la barbacoa.

Y es que el monte de Pontevedra, además del aprovechamiento forestal y su disfrute como lugar de esparcimiento, tiene otros muchos usos de utilidad pública, entre los que destaca una función protectora que resulta fundamental para la vida doméstica de la población de las parroquias: el abastecimiento de agua potable mediante la captación de manantiales, ya que la mayoría de los núcleos rurales (sobre todo los más alejados de la ciudad) carecen de agua de la traída.

«El abastecimiento de agua es una función del monte que hay que RECONOCER y PROTEGER», indica Laura Nieto, la experta que asesora a la Mancomunidade de Montes de Pontevedra, de la que forman parte doce entidades (las comunidades de montes de Verducido, Santa María y San Andrés de Xeve, Lérez, Mourente, Marcón, Tomeza, Ponte Sampaio, Lourizán, Salcedo, Castro-Lampán y O Salgueiral, estas dos últimas de la parroquia de Bora).

La experta añade que otra función que presta el monte es la protección del suelo. Explica que después de la oleada de incendios de 2006 se produjeron riadas que ocasionaron muertes y desastres materiales en carreteras e infraestructuras «porque con el fuego el monte había perdido su función protectora».

«No sabría decir cuál de las funciones que presta el monte es la más destacada, porque el suministro de agua y la protección del suelo es mucho más importante que la rentabilidad económica que están generando la explotación forestal, cuyos ingresos se suelen reinvertir en el propio monte y en obras sociales en la parroquia», explica Laura Nieto.

Esfuerzo

La Mancomunidade de Montes de Pontevedra afirma que, con respecto a 2002, ahora hay muchos más equipamientos en el rural. Destaca el gran sacrificio que realizaron los comuneros y el Concello para la creación de senderos como el del río Almofrei y ‘roteiros’ como los de Ponte Sampaio y de San Andrés y Santa María de Xeve. «Está siendo enorme el esfuerzo que realizamos con el objetivo de poner al rural a disposición de la gente y animarle a que lo visite y lo conozca. Es un esfuerzo muy grande que necesita de un mantenimiento importante», asegura.

Tras la ola de incendios forestales de 2006 que arrasó buena parte de la superficie forestal del municipio, las comunidades de montes se encuentran con la necesidad de elaborar un nuevo plan de ordenación. El anterior documento de gestión del monte, que concretaba las actuaciones a realizar en un período diez años, había quedado desfasado con la nueva realidad, con terrenos forestales calcinados por las llamas.

En este sentido, la Mancomunidade de Montes de Pontevedra está diseñando un nuevo plan de ordenación para las doce entidades asociadas, que exclusivamente contará con financiación del Concello.

Cartaz instalado pola Comunidade de Montes de Verducido (Pontevedra).

[Cartaz instalado no monte de Verducido, en Pontevedra, pola Comunidade de Montes desa parroquia].


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

%d bloggers like this: